lunes, 28 de mayo de 2018

Lista de las 10 profesiones que creo que no existen y deberían existir

Escribe un comentario
Esto es un ejercicio que me han mandado de deberes en el cole.
En clase sólo llegué a 6 profesiones. Comparado con otros compañeros creo que se debe a que por deformación profesional estaba imaginando profesiones que tuvieran viabilidad (dicho de otra forma más sencilla, que alguien estuviera dispuesto a pagar por ello).
De lo contrario no estaríamos hablando de profesiones sino de hobbies, ¿no?


  1. Discutidor de hijos teenagers. Para esos padres que no tienen ganas de discutir con sus hijos por pataletas de la edad del pavo. Como un babysitter pero especializado en discusiones fuera de toda lógica, pataleta, llanto, etc...
  2. Convertidor de audios de WhatsApp en texto. Marcando aquellos mensajes en especial que requieran respuesta (según mi experiencia 1 audio de cada 100). Esta profesión no fui el único de la clase que la pensó. Aquí huele a negocio. No hablo de transcribir texto. Digo que se integre con el Whats (nada de enviarlo a otras apps)
  3. Abrochador de patines callejero. Para la gente vaga. No me extiendo porque la verdad este es malito. 
  4. Catador profesional de la temperatura del agua. Que te dice si el mar está frío y no como tus amigos de los que no te puedes fiar. 
  5. Asistente de entrevistas de trabajo. Un profesional que te va cantando por el pinganillo si la estás cagando o qué decir ante preguntas trampa o preguntas simplemente imbéciles pues muchas veces se confunden. 
  6. Buscador de chollos de formación, Alguien que se entera de qué cursos chulos hay a buen precio, que de verdad sean útiles para lo que necesitas y que te evite ir a pseudo formaciones de estas que tanto abundan.
  7. Animador de gatos. Hay paseadores de perros, pero nadie va a tu casa a jugar con el gato a cazar pájaros y lagartijas de juguete para que el gato de ciudad no se aburra. 
  8. Catalogador de funcionarios. Alguien que catalogue a nivel completo cuantos funcionarios hay para cuantas empresas públicas y ayuntamientos.. De cara a poder comparar cantidad y costes por habitante entre regiones del mundo. Big data, web, etc...
  9. Taxista de patinete. Ahora que hay patines eléctricos con los que ir a cualquier sitio por las aceras un buen taxista que te viene a buscar en patín y te lleva. Para trayectos cortos, rápido y sin tener que llevar casco (de momento). Con su APP y todo el pack emprendedurismo 3.0 y tal...
  10. Escritor de sueños. Un servicio online que recoge tus comentarios en voz alta y tus vibraciones mentales mientras duermes. Te transcriben los sueños y te los mandan por mail, cada día, para que sepas lo chungo que eres y las gilipolleces que tienes en la cabeza. 
¿Pagarías por algo de esto?

http://www.losrecursoshumanos.com/diferencia-entre-vocacion-y-profesion/
Leer más...

miércoles, 28 de febrero de 2018

De cómo llegué a decir no

Escribe un comentario
Me refiero a madurar en la vida. A dejar de ser bueno e inocente.

A pasar de ser alguien entusiasta que participaba en la empresa aportando ideas, haciendo cursos, leyendo libros de gestión y de lo que fuera, etc... a todo lo contrario como resultado de ver que no da resultados. Que hacer las cosas bien por que sí no es lo importante. También es muy importante a quién dedicas tu tiempo y tu energía vital. Y hay ocasiones en las que debes identificar que no estés regalando flores a los cerdos.

Es fácil decir NO
 

No a hacer cursos de mierda que sólo se te ofrecen para deducir en la seguridad social. Mientras que desde la empresa se pagan caprichos personales de los directivos de mucho más valor y nula productividad en el negocio. En realidad no les importa tu formación y vas a perder tu tiempo personal que podrías dedicar a cualquier otra cosa que te interese a tí.

No a aportar ideas cuando tu jefe no te ha preguntado en dos años ni tan siquiera un "¿qué tal?". Si no se han leído tu CV. Si en el fondo no tienen ni puta idea de lo que eres capaz de hacer o lo que ya estás haciendo bien pero que deliberadamente no quieren reconocerte (vaya a ser que te tengan que pagar más). En realidad te están pidiendo, gratis, más trabajo.

No a hacer favores a la empresa porque lo que se fomenta y premia son los puestos de trabajo de los chulitos, los aprovechados, los que dedican más tiempo a pedir y revisar que otros hagan cosas que en realidad a realizar un trabajo o tarea propia. Y luego esta gente te pide que hagas algo fuera del horario del trabajo. Pues en mi casa mando yo y no me da la gana.

Durante mucho tiempo llevo pensando en escribir sobre cómo entender las características de los directivos de empresas. Entender el hecho que por lo general sean personas:

Que no admitan errores. Y en parte si tienes la responsabilidad de 50 puestos de trabajo poco favor harías si te vienes abajo por un error, te deprimes y te quedas en tu casa llorando en lugar de seguir atendiendo clientes.

Que no estén en contacto con la realidad. Porque generan su propia realidad sobre la que proyectan los pasos a seguir y las acciones a tomar, que en muchas ocasiones son muy arriegadas, pero es que el que no se arriesga o nunca lo intenta, ese seguro que no lo va a conseguir.

Que sean ventajistas y aprovechados. Buscando subveciones por todas partes, los contratos más rateros, mentir para vender, ... Son como los conductores que en un atasco cambian y cambian de carril e intentan pasar por donde no se puede. Y es que en realidad sólo van a ganar unos segundos de tiempo. Pero en negocios esa pequeña ventaja de llegar, aunque sea sólo unos segundos antes, determina que seas el primero en situaciones que sólo puede ganar uno.

En la actualidad no confío que en el futuro existan modelos económicos que permitan eliminar la problemática descrita. Es decir, a día de hoy la ganacia de unos es la pérdida de otros, incluso de aquellos que no han hecho nada para merecer perder. 

Por ello en adelante me centraré en cómo cómo defenderme de este tipo de gente psicópata, reptiliana, aprovechada y carente de sentimientos.
Leer más...

lunes, 26 de diciembre de 2016

Lecciones de vida de aprender a patinar en línea

1 comentario
skater icon

Intenta no "morir"

Si de verdad quieres disfrutar lo que estás haciendo no seas temerario. Procura no darte la gran hostia de primeras. Hay que divertirse pero no correr un riesgo innecesario en un momento inicial que trunque toda la diversión que puede venir en los momentos futuros.

Hay que saber "frenar"

No siempre eres tú quien controla la velocidad así como tampoco es cuestión de ir por la vida sobreprotegido, en un recinto cerrado, donde la velocidad sea constante. La capacidad para adaptarse a los cambios de ritmo es vital en el mundo de los adultos. Aprende a frenar antes que a correr. Correr es la parte fácil. Céntrate en la parte difícil si de verdad quieres aprender.

Equilibra el peso de la carga.

Si no hay un correcto reparto del peso vas a forzar hasta quebrar. Se requiere que tu derecha trabaje en equipo con la izquierda. No se puede avanzar si no hay verdadera comunicación y si no se genera una identidad entre todas las partes. Es imprescindible la cohesión y trabajar en unidad. Con el tiempo verás que el equilibrio no es sólo izquierda o derecha. También está arriba y abajo, delante y atrás... nunca será sencillo. Habrá ocasiones que estarás completamente abajo, pero sólo el equilibrio te permitirá no caer definitivamente.

Hay que hacer callo.

Sin algo de sufrimiento no hay grandes logros. No porque a las primeras de cambio te hayas hecho daño significa que ya no haya motivo suficiente para seguir. Las cicatrices y marcas ayudan a recordar lo bueno sobre lo malo, como seguro que tienes en mente aquella fiesta, aquella excursión, aquel amor...

Vas a pisar piedras

No se trata de esquivar los baches y las dificultades. Es cuestión de saber superarlas. Una cosa va unida de la otra. Para presumir hay que sufrir y para vivir la parte buena debes saber vivir la parte mala. Disfruta ambas y todo el camino habrá merecido la pena.

Entrena duro

Haz músculo. Te darás cuenta que hasta que no has desarrollado tus capacidades no puedes pilotar la situación como es debido. Como decía el anuncio la potencia sin control no sirve de nada. Ten paciencia y entrena suficiente para más adelante poder plantar batalla como un verdadero contrincante.

Espera lo inesperado

No pasarás dos veces por el mismo camino y que sea lo mismo.

La música.

Acompáñate de buena música así como de buena gente. Alimenta tu alma. No todo es sólo materia. Sé consciente de las cosas que te apasionan y te motivan e incorporalas en tu día a día.

No estás solo

La gente que lo intenta despierta simpatía en los que ya lo han conseguido y admiración en los que han pasado por algo similar. Sufrirás pero lo disfrutarás y la gente lo reconocerá. No te sentirás tan sólo como si no lo intentas.

¡Vas a sudar!

¡Qué esperabas! No vayas de princesa y asume que te vas a manchar. Hay cosas que para comerlas no te importa usar las manos. Lo mismo con las cosas que se sudan cuando se disfrutan.

¡Mueve el culo!

Pierde la vergüenza y piensa en esto: ¿acaso hay algo en la vida que pueda hacerse bien siendo vergonzoso y sin mover el culo con un poco de gracia?

Leer más...

sábado, 12 de marzo de 2016

Te puedes reír, pero no es gracioso

1 comentario
En la gestión de empresa se sabe que si consigues estandarizar los procesos, centralizar la gestión de tareas, asignar debidamente las funciones según los puestos de trabajo uniformados y clasificados en categorías definidas... puedes lograr que el negocio sea percibido desde el exterior como un todo único, como una masa uniforme y homogénea.

De esta manera el cliente (o proveedores u otros terceros) no se encontrará con problemáticas o "malas" experiencias por el simple y mero hecho de haber "topado" con una persona diferente.

Por ejemplo pensemos en un McDowels. No conozco a nadie que vaya a uno en lugar de a otro local de la misma franquicia porque le atiendan mejor o los empleados sean más simpáticos o se acuerden de su nombre (tema a parte son "los penosos" que se acuerdan de tu nombre porque te lo preguntan y lo escriben en un vaso).

Otra forma de ver este proceso de estandarización podría ser el siguiente: si consigues que todos los trabajadores hagan las cosas de la misma manera habrás logrado cosificarlos, convertirlos en un número. Y en adelante podrás tratarlos como tal, con la excusa de que no se les permita comportarse como personas, pues se espera de ellos que se sometan al código de conducta del empresario. Se podrá sustituir el deber de diligencia por el deber de obediencia.

Como números que son serán perfectamente reemplazables unos por otros. Serán una variable más sobre la que efectuar recortes según una hoja de cálculo.

Un trabajador que se diferencie estará cometiendo un acto de rebelión e insumisión intolerable. "Calle y otro nuevo, que hay mucha gente en el paro con ganas de trabajar".

Por otro lado, desde el punto de vista del marketing, se sabe que funciona y se fomenta lograr ser diferente y ser percibido con tus matices que te enriquecen y permiten que el segmento del mercado aka grupo de clientes te retenga en su mente para pensar en tí en antes que otros "del montón". Véase posicionamiento y diferenciación.

Luego la risa hipócrita viene cuando lo que para nosotros estará bien, de puertas para afuera, no nos interesará que se aplique de puertas para adentro.

Así que... ¿qué hacemos?
Leer más...

viernes, 4 de septiembre de 2015

Who wants to live forever?

Escribe un comentario
Tengo ganas de hablar de un tema que durante muchos años había tenido olvidado. El tema de la admiración, idolatría o como se le quiera llamar.

Durante años, probablemente desde mis tiempos de universitario en adelante, estuve convencido de que no tenía ídolos ni los había tenido. Vale, admito que me compré CDs y cassetes varios, entre ellos Madonna (Like a Virgin) o Michael Jackson (Dangerous) y recopilatorios varios. Pero cuando cada año en clase, en la lección 2 o 3 de los libros de Inglés, aparecía el tema de los ídolos musicales, deportistas o lo que fuera a mí me patinaban las fotos de todos aquellos que allí aparecían.

Fue muchos años después, allá por 2010, que empecé a recuperar el sentido de la admiración y pude recuperar mi memoria perdida que ahora os voy a relatar.

Era sobre el año 1986. Recuerdo el año porque uno de los regalos de la comunión (esa cosa religiosa que para un niño supone recibir muchos regalos a cambio de disfrazarse de marinero y poner cara solemne) había sido una radio Sanyo. Ojo, radio / casette / mono (nada de florituras estereo). En aquella radio empecé a grabar canciones y a hacerme algunos "recopilatorios" con mis primeras cassettes vírgenes,

Sin embargo había una canción que había visto por la TV y que no había logrado grabar en cassette. Estuve un fin de semana entero pegado a la radio esperando que sonara, pero ¡¡nada!! Me volví loco y empecé a decirle a mi padre que me comprara la canción. Me gustaba mucho. Era la primera vez que idolatraba algún artista. Pero por mi corta edad no tenía claros los conceptos básicos para poder ir a una tienda y pedir la canción que quería. Menos cuando no tenía ni idea de cómo se llamaba el artista o la canción. La estuve tarareando como podía y decía que en el videoclip el que cantaba era un negro con morros que iba montado en un cacharro con luces...No hubo manera. Con los años supe que la canción era esta (jajajajajaja, no sé yo si iba tan desencaminado)


¡¡Efectivamente!! El primer artista que he admirado era Freddy Mercury y justo en 2010 tuve la suerte de poder ir al musical We Will Rock You y disfrutarlo locamente.

La canción que especialmente consigue emocionarme es Who wants to live forever. Se me pone el pelo de punta con Barcelona y en el British Music Experience tuve la oportunidad de desear haber podido estar en Wembley en 1986.


A todo esto os recomiendo la lectura del siguiente artículo que os hará ganas de haber estado en Live Aid de 1985 y, cuanto menos, revivirlo con Youtube. "Los 20 minutos que cambiaron la historia del rock"

Esta entrada sirva como homenaje a las personas y recuerdos que se mantienen siempre vivos en nuestra memoria.


Leer más...

viernes, 7 de agosto de 2015

Desterrando falsos mitos - Happiness

Escribe un comentario
En resumen:

Empresario: ¡Trabaja, vago! ¡Haz lo que te ordeno y no rechistes!
Consultor: No hombre, así no se puede tratar a los trabajadores. Para que sean productivos tienen que estar motivados, lo que les llevará a estar comprometidos. La motivación se propicia a través de la cultura de empresa y favoreciendo un buen clima laboral.
Empresario: ¡Se feliz, vago! ¡La cultura de esta empresa es que o eres feliz y haces lo que te ordeno o te vas a la puta calle!


Leer más...

sábado, 11 de abril de 2015

La felicidad en lata

Escribe un comentario
Me da la sensación que vivimos un momento de tiranía de la felicidad.

Las empresas deben "entregar felicidad" a empleados, clientes y proveedores para ser aceptadas en el "nuevo mundo". De ello resulta que un indicador de lo feliz que eres o la felicidad que puedes entregar está en el número de amigos / seguidores que tienes. De esta manera el objetivo correspondiente resulta en aumentar el número de amigos a toda costa, especialmente en las redes sociales donde "ya todos sabemos que reside la realidad de todas las cosas matemáticamente computada y estadísticamente analizada".

A día de hoy nos encontramos que cuando una empresa realiza un evento de presentación / promoción debe mostrarse como algo que nos acerca a esa felicidad. El mensaje puede llegar a ser secundario, incluso irrelevante. Por ejemplo, haz un baile flash mob y que se haga viral. Y ya está, no necesitas más. Eso es felicidad total. Basta ver la cara de la gente en las fotos.

www.eurovision.tv
Fue precisamente una presentación de empresa lo que me dio la idea del título de este post. Tras un pequeño discurso y una picada hubo un pequeño concierto de jazz en el que una pareja de bailarines nada espontáneos se pusieron a bailar. Me pareció una representación de la felicidad que no cuadraba para nada con la realidad del momento, como las risas de las comedias de la televisión de los años 80. Las conocidas como risas enlatadas.

Nos estamos educando en aparentar felicidad como si de un marketing de nosotros mismos se tratara. Pero al final resulta que cuidamos las apariencias y descuidamos el fondo. Prueba de ello la tenemos en las fotos de perfil de facebook. Las puedo ver juntitas en un recuadro cuando entras a una radio online o a una web que mendiga seguidores. Parece como si existiera una norma no escrita del estilo "si no pones una foto que entregue felicidad perderás tus amigos".

http://download.chip.eu
En esta tiranía de la felicidad las personas deben lograr ser felices por encima de todas las cosas, Cada día nos bombardean con "trucos" para ser feliz y sin embargo me resulta curioso que a raíz de una conversación que tuve hace unos meses me planteé por qué nunca había mostrado interés por este tipo de artículos o por qué observaba estas cosas como algo ajeno a mi.

Resulta que no recuerdo haber sido infeliz. He de reconocer que en algunos momentos de mi vida me he sentido triste, frustrado, etc. pero siempre he encontrado alguna fuerza interior, motivo o pretexto para buscar un camino que me sacara de ese estado de ánimo. También considero que no me he sentido infeliz porque no me he autoimpuesto metas imposibles de cumplir. Si me hubiera obsesionado con ser millonario a los 30 años podría haberme convertido en un infeliz, pero está en mi mano y es mi decisión no perder tiempo ni energía de esa manera.

Últimamente he podido leer algunos artículos que desde el punto de vista psicológico explican algo parecido a lo que ya sentía con mucha más calidad analítica. Por eso me he decidido a escribir esta entrada y de paso compartirmetas que te roban la felicidadcómo ser feliz,

Y también recordar lo que me hicieron caer en la cuenta una vez. Hay mucha felicidad que reside en momentos de los cuales no tenemos fotos, ni vídeos, ni están compartidos en ninguna parte. Momentos personales, incluso íntimos, que pertenecen únicamente a las personas que los han disfrutado.

El concepto que en esta entrada muere es "la búsqueda de la felicidad".
Leer más...