sábado, 12 de marzo de 2016

Te puedes reír, pero no es gracioso

1 comentario
En la gestión de empresa se sabe que si consigues estandarizar los procesos, centralizar la gestión de tareas, asignar debidamente las funciones según los puestos de trabajo uniformados y clasificados en categorías definidas... puedes lograr que el negocio sea percibido desde el exterior como un todo único, como una masa uniforme y homogénea.

De esta manera el cliente (o proveedores u otros terceros) no se encontrará con problemáticas o "malas" experiencias por el simple y mero hecho de haber "topado" con una persona diferente.

Por ejemplo pensemos en un McDowels. No conozco a nadie que vaya a uno en lugar de a otro local de la misma franquicia porque le atiendan mejor o los empleados sean más simpáticos o se acuerden de su nombre (tema a parte son "los penosos" que se acuerdan de tu nombre porque te lo preguntan y lo escriben en un vaso).

Otra forma de ver este proceso de estandarización podría ser el siguiente: si consigues que todos los trabajadores hagan las cosas de la misma manera habrás logrado cosificarlos, convertirlos en un número. Y en adelante podrás tratarlos como tal, con la excusa de que no se les permita comportarse como personas, pues se espera de ellos que se sometan al código de conducta del empresario. Se podrá sustituir el deber de diligencia por el deber de obediencia.

Como números que son serán perfectamente reemplazables unos por otros. Serán una variable más sobre la que efectuar recortes según una hoja de cálculo.

Un trabajador que se diferencie estará cometiendo un acto de rebelión e insumisión intolerable. "Calle y otro nuevo, que hay mucha gente en el paro con ganas de trabajar".

Por otro lado, desde el punto de vista del marketing, se sabe que funciona y se fomenta lograr ser diferente y ser percibido con tus matices que te enriquecen y permiten que el segmento del mercado aka grupo de clientes te retenga en su mente para pensar en tí en antes que otros "del montón". Véase posicionamiento y diferenciación.

Luego la risa hipócrita viene cuando lo que para nosotros estará bien, de puertas para afuera, no nos interesará que se aplique de puertas para adentro.

Así que... ¿qué hacemos?
Leer más...

viernes, 4 de septiembre de 2015

Who wants to live forever?

Escribe un comentario
Tengo ganas de hablar de un tema que durante muchos años había tenido olvidado. El tema de la admiración, idolatría o como se le quiera llamar.

Durante años, probablemente desde mis tiempos de universitario en adelante, estuve convencido de que no tenía ídolos ni los había tenido. Vale, admito que me compré CDs y cassetes varios, entre ellos Madonna (Like a Virgin) o Michael Jackson (Dangerous) y recopilatorios varios. Pero cuando cada año en clase, en la lección 2 o 3 de los libros de Inglés, aparecía el tema de los ídolos musicales, deportistas o lo que fuera a mí me patinaban las fotos de todos aquellos que allí aparecían.

Fue muchos años después, allá por 2010, que empecé a recuperar el sentido de la admiración y pude recuperar mi memoria perdida que ahora os voy a relatar.

Era sobre el año 1986. Recuerdo el año porque uno de los regalos de la comunión (esa cosa religiosa que para un niño supone recibir muchos regalos a cambio de disfrazarse de marinero y poner cara solemne) había sido una radio Sanyo. Ojo, radio / casette / mono (nada de florituras estereo). En aquella radio empecé a grabar canciones y a hacerme algunos "recopilatorios" con mis primeras cassettes vírgenes,

Sin embargo había una canción que había visto por la TV y que no había logrado grabar en cassette. Estuve un fin de semana entero pegado a la radio esperando que sonara, pero ¡¡nada!! Me volví loco y empecé a decirle a mi padre que me comprara la canción. Me gustaba mucho. Era la primera vez que idolatraba algún artista. Pero por mi corta edad no tenía claros los conceptos básicos para poder ir a una tienda y pedir la canción que quería. Menos cuando no tenía ni idea de cómo se llamaba el artista o la canción. La estuve tarareando como podía y decía que en el videoclip el que cantaba era un negro con morros que iba montado en un cacharro con luces...No hubo manera. Con los años supe que la canción era esta (jajajajajaja, no sé yo si iba tan desencaminado)


¡¡Efectivamente!! El primer artista que he admirado era Freddy Mercury y justo en 2010 tuve la suerte de poder ir al musical We Will Rock You y disfrutarlo locamente.

La canción que especialmente consigue emocionarme es Who wants to live forever. Se me pone el pelo de punta con Barcelona y en el British Music Experience tuve la oportunidad de desear haber podido estar en Wembley en 1986.


A todo esto os recomiendo la lectura del siguiente artículo que os hará ganas de haber estado en Live Aid de 1985 y, cuanto menos, revivirlo con Youtube. "Los 20 minutos que cambiaron la historia del rock"

Esta entrada sirva como homenaje a las personas y recuerdos que se mantienen siempre vivos en nuestra memoria.


Leer más...

viernes, 7 de agosto de 2015

Desterrando falsos mitos - Happiness

Escribe un comentario
En resumen:

Empresario: ¡Trabaja, vago! ¡Haz lo que te ordeno y no rechistes!
Consultor: No hombre, así no se puede tratar a los trabajadores. Para que sean productivos tienen que estar motivados, lo que les llevará a estar comprometidos. La motivación se propicia a través de la cultura de empresa y favoreciendo un buen clima laboral.
Empresario: ¡Se feliz, vago! ¡La cultura de esta empresa es que o eres feliz y haces lo que te ordeno o te vas a la puta calle!


Leer más...

sábado, 11 de abril de 2015

La felicidad en lata

Escribe un comentario
Me da la sensación que vivimos un momento de tiranía de la felicidad.

Las empresas deben "entregar felicidad" a empleados, clientes y proveedores para ser aceptadas en el "nuevo mundo". De ello resulta que un indicador de lo feliz que eres o la felicidad que puedes entregar está en el número de amigos / seguidores que tienes. De esta manera el objetivo correspondiente resulta en aumentar el número de amigos a toda costa, especialmente en las redes sociales donde "ya todos sabemos que reside la realidad de todas las cosas matemáticamente computada y estadísticamente analizada".

A día de hoy nos encontramos que cuando una empresa realiza un evento de presentación / promoción debe mostrarse como algo que nos acerca a esa felicidad. El mensaje puede llegar a ser secundario, incluso irrelevante. Por ejemplo, haz un baile flash mob y que se haga viral. Y ya está, no necesitas más. Eso es felicidad total. Basta ver la cara de la gente en las fotos.

www.eurovision.tv
Fue precisamente una presentación de empresa lo que me dio la idea del título de este post. Tras un pequeño discurso y una picada hubo un pequeño concierto de jazz en el que una pareja de bailarines nada espontáneos se pusieron a bailar. Me pareció una representación de la felicidad que no cuadraba para nada con la realidad del momento, como las risas de las comedias de la televisión de los años 80. Las conocidas como risas enlatadas.

Nos estamos educando en aparentar felicidad como si de un marketing de nosotros mismos se tratara. Pero al final resulta que cuidamos las apariencias y descuidamos el fondo. Prueba de ello la tenemos en las fotos de perfil de facebook. Las puedo ver juntitas en un recuadro cuando entras a una radio online o a una web que mendiga seguidores. Parece como si existiera una norma no escrita del estilo "si no pones una foto que entregue felicidad perderás tus amigos".

http://download.chip.eu
En esta tiranía de la felicidad las personas deben lograr ser felices por encima de todas las cosas, Cada día nos bombardean con "trucos" para ser feliz y sin embargo me resulta curioso que a raíz de una conversación que tuve hace unos meses me planteé por qué nunca había mostrado interés por este tipo de artículos o por qué observaba estas cosas como algo ajeno a mi.

Resulta que no recuerdo haber sido infeliz. He de reconocer que en algunos momentos de mi vida me he sentido triste, frustrado, etc. pero siempre he encontrado alguna fuerza interior, motivo o pretexto para buscar un camino que me sacara de ese estado de ánimo. También considero que no me he sentido infeliz porque no me he autoimpuesto metas imposibles de cumplir. Si me hubiera obsesionado con ser millonario a los 30 años podría haberme convertido en un infeliz, pero está en mi mano y es mi decisión no perder tiempo ni energía de esa manera.

Últimamente he podido leer algunos artículos que desde el punto de vista psicológico explican algo parecido a lo que ya sentía con mucha más calidad analítica. Por eso me he decidido a escribir esta entrada y de paso compartirmetas que te roban la felicidadcómo ser feliz,

Y también recordar lo que me hicieron caer en la cuenta una vez. Hay mucha felicidad que reside en momentos de los cuales no tenemos fotos, ni vídeos, ni están compartidos en ninguna parte. Momentos personales, incluso íntimos, que pertenecen únicamente a las personas que los han disfrutado.

El concepto que en esta entrada muere es "la búsqueda de la felicidad".
Leer más...

martes, 17 de marzo de 2015

Cómo Actualizar Whatsapp en Android

Escribe un comentario
Problema: Whatsapp es una aplicación que no se deja instalar en la memoria SD.
Ocupa espacio en la memoria interna del teléfono que suele ser escasa en la mayoría de terminales.
Para liberar espacio y poder actualizar la aplicación no sirve de nada eliminar fotos o música.

Lo que hay que hacer es ir a ajustes, aplicaciones y, una por una, lo siguiente:

Aplicaciones de Google que no te deja desinstalar:

1. Eliminar datos
2. Desinstalar actualizaciones
  • Google Maps
  • Google Play Store
  • Google Play Movies
  • Google Paly Books

Aplicación de Google que se puede desinstalar:

3. Desinstalar
  • Servicios de Google Play

Otras

  • Facebook
  • Jueguecitos
  • Aplicaciones que no usamos o no servimos para qué sirven.


PD: Esta entrada también podría llamarse

Cómo pasar de "pringao howto" de Windows a Android

Leer más...

Empresas sin piel

Escribe un comentario
Os voy a relatar un interesante suceso ocurrido con la empresa de la alarma.

Después de más de 10 años con la misma empresa te encuentras que te ponen "dificultades" a la hora de darte de baja por cambio de compañía.
  • comienzan a llamarte cuando hasta el momento debías esperar en una centralita varios minutos a que te pudieran atender impersonalizadamente.
  • vienen a decirte que se ofrecen una nueva centralita si vuelves con ellos que hace mil maravillas nuevas y que está valorada en nosecuantos cientos de euros.
  • te visitan varias veces para preguntar qué ha pasado, que cuál es la nueva empresa...

Y a lo último el argumento del miedo, que la alarma que tienes no cumple la normativa nueva, a lo que se les dice "¿y la que teníamos desde hace 10 años, que en todo este tiempo no os habéis preocupado de actualizar, sí cumplía?". Respuesta "no".

Así que la cosa ya se pone de mal gusto y se les indica que paren ya con estas estrategias porque lo que hacen es ponernos más de mal humor y que la opinión que teníamos de ellos no está haciendo más que empeorar.

Y lo que quiero decir con esto es que hay empresas muy grandes, con mucho nombre, mucha marca, líderes del mercado y toda la historia, pero que a la hora de la verdad han perdido la piel, no tienen tacto y sensibilidad. ¿Sabes a lo que me refiero?


Leer más...

sábado, 15 de noviembre de 2014

La empatía Vs las personas como unidades productivas

Escribe un comentario

Idea principal

La idea de esta entrada me vino al escuchar una noticia esta semana sobre la denegación de derecho al cobro de una ayuda por desempleo a un extranjero que se había cambiado de país y que no tenía intención de buscar trabajo.

Lo primero que piensas es 
  • faltaría más 
  • la gente qué se piensa 
  • no quiere trabajar pues entonces no se merece un dinero 
  • luego eso lo tenemos que pagar los demás
  • etc...
Pero la idea que subyace sobre todo esto es otra: Está imperando el pensamiento entre los políticos y la sociedad en general que sólo somos trabajadores, cotizantes, contribuyentes... NO personas.

http://pmyle.blogspot.com.es/2014/07/blog-post.html

Así luego encontramos "cosas que pasan" y que nos parecen de lo más normal como la solución al problema de los mendigos que buscan en la basura: cambiar las basuras por unas que queden bajo tierra y no permitan recuperar nada de lo tirado. ¿Así ya no hay mendigos? Genial! 

Y también encontraremos normal el concepto de personas como unidades productivas, medidas según el PIB, del que cuelgan etiquetas tan de moda últimamente como 

Planteamiento del problema

De seguir así se confirma que el ser humano es el principal enemigo del ser humano. No cooperamos, competimos. No queremos ser mejor en conjunto. Lo que de verdad queremos es estar mejor que los demás. ¿Es así como tenemos que tratarnos entre nosotros? ¿Debe ser ese el núcleo de nuestras relaciones? De ser así nos encontramos con situaciones un poco "particulares".

Mirad a la presión a la que sometemos a las personas en desempleo. La familia, los amigos, la pareja... De forma más o menos sutil o directa, pero presión a fin de cuentas. Una persona que no encuentra trabajo es una especie de apestado y debe hacer todo lo posible con una única finalidad / meta en su vida: encontrar un trabajo. Sólo así tendrá la aprobación de las personas de su entorno. Y sólo cuando lo haya logrado tendrá derecho a relajarse, a irse a la playa a tomar el sol durante un día entero, a quedar con un amigo para tomarse unas cañas, a escuchar música y bailar como ni nada le preocupara o importara...

Y por otro lado el auge de los amantes de los animales. Que me parece estupendo. Solo que desde el punto de vista de humano veo que en ocasiones no hay la misma vara de medir con las personas y me parece algo chocante. Personas que aman a los perros, a los gatos, a los loros... Y en representación tenemos un ejemplar que cada cosa que hace y dice es divertida. Y nos da una gran pena cuando está un poco enfermo. Y nos preocupamos mucho que no pase hambre. Y somos las mismas personas que cenando en un restaurante decimos que los inmigrantes que saltan la barrera y se cortan con las cuchillas "que se jodan por idiotas". 

Por cierto ¿tu perro de qué trabaja? ¿qué ha estudiado?¿cuando te descuidas, y coge comida de la mesa, lo castigas a que se pudra en la cárcel?

http://www.animaatjes.nl/plaatjes/garfield/garfield-op-odie-671032/

Falta empatía

Las clases de teatro me enseñan cosas que no he aprendido en el colegio como, por ejemplo, observar la actitud del compañero, mirarle a los ojos, tratar de entender qué piensa y por qué hace lo que hace. Sobre todo, escuchar activamente y reaccionar a ello.

Las personas normalmente no nos molestamos en entendernos los unos a los otros. Si observamos conversaciones polémicas en grupos de personas lo que solemos encontrar son opiniones encontradas en las cuales prima imponerse a entenderse. No nos ponemos en la piel del otro. 

Me parece que, por lo general, sólo somos comprensivos y piadosos con las personas de la familia cercana, y en ocasiones ni eso. El ser humano es un poco mierda desde bien temprano. No sólo porque un niño juega a tirar piedras a una paloma sino porque otro niño que lo observa disfruta cuando ve que se cae en el intento y se hace daño.

Dentro de mil años nos estudiarán y dirán que el argumento económico, por algunos llamado capitalismo, es un falso "dios" que nos dimos para poder mirar al otro lado cuando las cosas se estaban haciendo mal y decir aquello de no soy yo, es "la mano invisible".

Conclusión

Hace unas semanas escuché una cosa (en clase) que me molestó mucho. No es un truco para provocar reacciones decirle algo bonito a alguien desconocido y ver cómo de repente se establece un vinculo (como por ejemplo la chica que te vende el pan saludarla efusivamente o dedicarle un piropo). 

De lo que de verdad se trata es de no pasar sin pena ni gloria por está vida, y en cada cosa que haces, poner de tu parte para que sea algo especial, como comprar el pan. Y de esa manera las otras personas lo aprecian y reaccionan favorablemente. Y se establece el "vinculo" o el "momento". Eso lo he aprendido por observación de personas con las que el vínculo y el momento se producía contínuamente.

En esta entrada el concepto que pido que muera es la indiferencia.

http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Indifference_..jpg

Leer más...