miércoles, 8 de agosto de 2012

Ha muerto un viejo estilo de hacer las cosas

Escribe un comentario



Cuando hablas con la gente, en el día a día, te das cuenta que llegas a una misma conclusión: "las cosas no volverán a ser como antes".

Pero, ¿cómo hemos llegado a dónde estamos?. Creo que es importante una buena reflexión sobre lo ocurrido para poder ser parte activa del cambio. Por otro lado tengo que animarme a escribir mis suposiciones mientras piense que pueden aportar algo que no se haya dicho antes o bien un punto de vista un tanto diferenciado.

Desde mi punto de vista hemos llegado a donde estamos por una combinación de tres problemas: política, bancos y negocios.



La política: Al grano. España es un país en el que se puede decir que no ha habido democracia hasta hace 30 años.
Como consecuencia tenemos, por una parte, personas nostálgicas de antiguos regímenes que tienen metida en la cabeza la idea que hace falta para liderar el país una persona que nos ponga a todos firmes y por otra parte una cultura en la que la ciudadanía todavía no es consciente de la importancia y la relevancia de su voto, del poder que este tiene y a su vez otorga, y que se refleja en el hecho de limitarse a elegir entre rojos y azules. Eso en el plano de las elecciones.

En el plano de los políticos, imagina. De repente hace falta políticos para las administraciones nuevas, comunidades autónomas, ayuntamientos, concejos... Y claro, ante repentina necesidad de mano de obra resulta que no todos los que se meten en política lo hacen con auténtica vocación. En todos los partidos así como en los sindicatos te encuentras gente que en condiciones normales no debería estar allí, que el ciudadano le importa un pimiento e incluso personas directamente aprovechadas y corruptas. Ni que decir tiene de la nula o poca capacidad de éstas personas. ¿Por qué un funcionario debe tener conocimientos demostrables mediante examen y un presidente del gobierno no ser capaz ni de hablar un poco de inglés? ¿Nos damos cuenta de qué personas estamos votando?
Relacionado con la corrupción está la necesidad de construir. Cuando en un país los corruptos quieren llenarse los bolsillos aparece el ansia por hacer nuevos recintos deportivos, hoteleros, viviendas... ¿de dónde se pilla dinero en negro, sin que te acusen de robar dinero público? No hará falta que ponga ejemplos.
Para solucionar este problema la gente debe tomar conciencia de la importancia de su voto. Ser más responsables con lo que decidimos. No vale votar a los de siempre y luego quejarse que hacen lo de siempre (¿qué esperabas?)
 
La banca: Si uno lee los orígenes de la banca española sabrá lo muy relacionada que ha estado con el poder y con el tejido productivo del país. En el periodo de la dictadura, especialmente, los negocios "oficiales" han ido de la mano de la banca "oficial" siempre y cuando supieran conseguir los favores del poder. Como consecuencia en España no hay una cultura de financiación de otro tipo que no sea la bancaria, de manera que los negocios están limitados y en cierto modo dirigidos por ésta. De hecho a día de hoy todavía se oyen voces en el sentido de "¡que abran el grifo! (que nos morimos de sed)".
La solución a este problema vendría de la mano de las otras formas de financiación de las que tanto se está hablando últimamente crowdfounding, coworking, business angels o los "friends, family and fools" que dan una libertad mayor frente al capricho de los bancos por abrir o cerrar grifos. Pero sobre todo no hay que basar un negocio al hecho que el banco te tenga que dar dinero. Los bancos en todo caso prestan, pero últimamente están más para PEDIR que para dar NADA. Por favor, no esperes que los causantes de la crisis sean la solución.

Si a esto le sumamos que los principales partidos políticos españoles tienen grandes deudas con los bancos que a nadie le extrañe lo que estamos viendo. Políticos recortando prestaciones a los ciudadanos para ir rescatando bancos. Es Robin Hood pero al revés. Además de indultos... Repugnante. Los ciudadanos no tienen miedo a los bancos, pero se ve que los políticos sí, y mucho. ¿por qué será?


Las empresas y los trabajadores: El tejido productivo del país se ha volcado con la burbuja inmobiliaria. Nos encontramos con muy buenos profesionales del sector que lamentablemente a día de hoy están desempleados y que por otro lado, bien porque tienen familias o bien porque no conocen idiomas, no son capaces de trabajar en el extranjero. Hemos de ser conscientes del enorme esfuerzo en tiempo y recursos que puede llevar ajustar esta oferta de trabajo hacia nuevos modelos de negocio. Pero el problema es que si España no es un país industrial ni agrícola sólo nos queda servicios. ¿Vamos a vivir todos del turismo? ¿Vamos a prestar todos servicios TIC por internet? El ajuste hacia el nuevo modelo económico Español todavía es una incógnita. Pero lo que está claro es que será muy duro. Estamos hablando de un cambio que puede llevar muchos años.

0 comentarios:

Publicar un comentario