sábado, 25 de mayo de 2013

Organización de tareas, cruzar por delante del tren y lo importante a la hora de emprender un negocio

1 comentario
Este post va a ser un poco "tutti-frutti", pero lo creo que lo voy a poder enlazar todo si empiezo por decir que al cabo de los meses me he dado cuenta de lo que resulta importante a la hora de organizar las tareas. Y creo que es que sea algo fijo, que esté ahí, presente todo el rato y que una vez que cumplas la tarea te proporcione el sentimiento de satisfacción.

Todo eso sólo obtengo mediante una lista de tareas física, de papel, al lado del teclado. Nada de listas, wunderlistas, googletasks, emails.... Todo eso va bien. El problema es que nada de eso se concentra en un mismo punto y los diferentes sistemas y ritmos de notificaciones, quieras o no, te van a hacer saltar de un lado para otro.

Ayer se lo estaba contando a Laura, pero esta mañana al ver este post me he acordado que tenía que comentar mi experiencia a la vez que me sorprendía por la foto que lo acompaña, pues es "un estilo" de lo que sería mi escritorio y que aquí os muestro:

Lo suyo es la lista física. Y el gustazo que te das, una vez finalizada una tarea, al tacharla de la lista, apretando el bolígrafo o rotulador con rabia mientras se dibuja una sonrisa en tu cara. Si ya has cumplido la lista de tareas del día y todavía te da tiempo para hacer deporte o quedar con alguien para tomar un café y charlar entonces la satisfacción se acentúa. Tienes la sensación que te estás marcando objetivos, que aún siendo difíciles, los estás logrando. Y entonces visualizas la secuencia en la que superman toma conciencia de sus poderes y decide que va a pasar por delante del tren. Es difícil lograrlo, pero él no ha decidido que lo va a intentar, sino que ha decidido que lo va a hacer. Y entonces....

Es así como visualizo ahora a Zaryn Dentzel trabajando tal y como relata Rodolfo Carpentier en este vídeo.

El caso es que la mejor manera de reorganizar las tareas es reescribir la lista de cuando en vez (homenaje a Leidinha) y en ocasiones llevarse otra agradable sorpresa al ver que hay algo que parecía importante pero que ya no lo es mientras otras cosas van tomando una forma más definida hacia un objetivo realmente interesante.

Y cuál es el objetivo principal? Pues cuando están montando un negocio no hay que perder de vista que lo importante son los clientes!! Y lo bueno es recordarlo para que no se nos olvide, porque a alguno como yo, que hemos pasado la vida lejos "del mostrador", tenemos que reprogramar nuestra mente y eso es duro a la vez que es un viaje apasionante. Y en esa reprogramación aprendes que la página web tiene que estar chula, porque si no no vende, que la tarjeta de presentación tiene que ser guay, porque si no no vende, y que no importa lo bueno que seas, porque si no lo pareces no vendes ni un pescao. Y entonces aprendes que vender es bailar para otros y que por tanto en todo lo que hacemos hay algo que vendemos (entiéndase esto en el buen sentido, yo no voy a por pasta). Y tomas conciencia que da igual que Dios baje a la tierra en forma de lombriz, porque si no lo difunde por twitter y no sale en prensa la gente lo va a pisotear sin miramientos, no como a Dios, sino como a un gusano cualquiera.

Por todo ello os paso el vídeo que me ha inspirado el día de ayer por la mañana con el resumen de notas.
Entrevista desencadenada: Agustín Cuenca
http://www.youtube.com/watch?v=KLUx1gjKnkg

Ir a una tienda de loterías, comprar y que te toque tiene una esperanza matemática de ocurrir mayor que la de encontrar un inversor, sobre todo en España ahora.

Un inversor no tiene idea de lo que le hablas, pues si lo supiera y fuera un buen negocio lo haría él. Por eso los fondos de inversores pierden dinero, la mayoría, a pesar de haber casos que no (hay mucha varianza). Ellos saben que un proyecto funciona pero otros muchos no. Yo lo siento, pero yo no puedo entrar en un negocio en que mis hijos coman 1 de cada 5 días.

La probabilidad que un proyecto fracase cuando entran inversores es mayor. Multiplicas por 3 la posibilidad que el proyecto se hunda. Caerse es más fácil cuando uno corre que cuando una anda. Los inversores se guían por criterios especulativos en vez de tener en cuenta las necesidades reales de una empresa (clientes, empleados, ...) pues piensan principalmente en los otros inversores a los que al final querrán vender.Existe la teoría que dice que las empresas que funcionan son las que hay un "tío" que manda y le importa poco los inversores, etc.

Lo más difícil es vender. Es lo que tiene más riesgo. La cifra de ventas de un business plan es una cifra "mágica" desconocida, al contrario del resto de variables que tienen explicación. La preocupación principal es tener clientes, todo lo demás son problemas superables. "Hay que vender incluso antes de constituir la empresa". Un tema diferente es que tengas que hacer una gran inversión para poder empezar a vender. Aquí quien manda es el cliente. "La empresa tiene que llamarse como el cliente quiera"

Escuchar. Vender no es hablar. Hay muchos cursos de cómo hablar en público, pero ninguno de escuchar.
En España no se le da la importancia que tiene y de hecho la gente nunca pone en su tarjeta "vendedor" (hay complejo).

La gente ha confundido "tengo hecho el business model canvas" con "ya tengo empresa". El canvas no se puede convertir en el centro de la empresa. Lo haces, lo tiras a la basura y te vas a ver clientes. Pivotar no mola. Tesorería es la única hoja de cálculo que miro cada día.

Mentores, aceleradoras, incubadoras... Está fenomenal, pero prefiero el ejemplo de uno que ha montado una tienda con 2 trabajadores. Menos glamour y más experiencia real (no teórica). Mala noticia para los españoles "no sois Steve Jobs". Administración Pública, no estorbar, quitarse de en medio. Los políticos en vez de besar niños ahora besan emprendedores. Se desperdicia más dinero en ayuda a emprendedores que en otras cosas.

Manejar 400 empleados, no se puede "pastorear un rebaño de gatos". Construir un entorno donde la gente quiera participar y que el proyecto sea de todos. La única manera es dando un contexto a la gente. La tarea es demasiado difícil y compleja como para ir andando diciéndole a la gente lo que tiene que hacer. Se necesita gente con pasión y gente que le guste lo que hace. Crear un reto, un desafío. El inconveniente del teletrabajo es que no tienes control. No controlas por presencia, ni por líneas de código, etc...If you pay peanuts you get monkeys. Si tratas a la gente como personas responsables se comportan como personas responsables.

La decisión más difícil es cuándo abandonas una línea de negocio. Hay veces en que se pivota demasiado rápido.

En vez de pedir dinero a un inversor vende tus servicios de consultoría. Los negocios buenos son los que el cliente pone el dinero (más fantástico en los negocios que pone el dinero y no sale nada, como las máquinas)

Aquí quien ha muerto es el canvas, las tarjetas,



1 comentario:

  1. Como siempre: claro y verdadero. Yo misma he probado lo de la lista de tareas en el papel, y me ha resultado, como lo hacía en épocas de estudiante, lo que me llevó a reflexionar acerca de cuánto hemos ganado y cuánto hemos perdido con las nuevas costumbres tecnológicas ...
    "en todo lo que hacemos hay algo que vendemos": en mi "modo" emprendedora: 100 %, en mi "modo" personal nunca vendo, e intento que no me "vendan" nada, o lo menos posible, no ?
    Como siempre, muy interesante lo que nos das a conocer !

    ResponderEliminar