sábado, 15 de noviembre de 2014

La empatía Vs las personas como unidades productivas

Escribe un comentario

Idea principal

La idea de esta entrada me vino al escuchar una noticia esta semana sobre la denegación de derecho al cobro de una ayuda por desempleo a un extranjero que se había cambiado de país y que no tenía intención de buscar trabajo.

Lo primero que piensas es 
  • faltaría más 
  • la gente qué se piensa 
  • no quiere trabajar pues entonces no se merece un dinero 
  • luego eso lo tenemos que pagar los demás
  • etc...
Pero la idea que subyace sobre todo esto es otra: Está imperando el pensamiento entre los políticos y la sociedad en general que sólo somos trabajadores, cotizantes, contribuyentes... NO personas.

http://pmyle.blogspot.com.es/2014/07/blog-post.html

Así luego encontramos "cosas que pasan" y que nos parecen de lo más normal como la solución al problema de los mendigos que buscan en la basura: cambiar las basuras por unas que queden bajo tierra y no permitan recuperar nada de lo tirado. ¿Así ya no hay mendigos? Genial! 

Y también encontraremos normal el concepto de personas como unidades productivas, medidas según el PIB, del que cuelgan etiquetas tan de moda últimamente como 

Planteamiento del problema

De seguir así se confirma que el ser humano es el principal enemigo del ser humano. No cooperamos, competimos. No queremos ser mejor en conjunto. Lo que de verdad queremos es estar mejor que los demás. ¿Es así como tenemos que tratarnos entre nosotros? ¿Debe ser ese el núcleo de nuestras relaciones? De ser así nos encontramos con situaciones un poco "particulares".

Mirad a la presión a la que sometemos a las personas en desempleo. La familia, los amigos, la pareja... De forma más o menos sutil o directa, pero presión a fin de cuentas. Una persona que no encuentra trabajo es una especie de apestado y debe hacer todo lo posible con una única finalidad / meta en su vida: encontrar un trabajo. Sólo así tendrá la aprobación de las personas de su entorno. Y sólo cuando lo haya logrado tendrá derecho a relajarse, a irse a la playa a tomar el sol durante un día entero, a quedar con un amigo para tomarse unas cañas, a escuchar música y bailar como ni nada le preocupara o importara...

Y por otro lado el auge de los amantes de los animales. Que me parece estupendo. Solo que desde el punto de vista de humano veo que en ocasiones no hay la misma vara de medir con las personas y me parece algo chocante. Personas que aman a los perros, a los gatos, a los loros... Y en representación tenemos un ejemplar que cada cosa que hace y dice es divertida. Y nos da una gran pena cuando está un poco enfermo. Y nos preocupamos mucho que no pase hambre. Y somos las mismas personas que cenando en un restaurante decimos que los inmigrantes que saltan la barrera y se cortan con las cuchillas "que se jodan por idiotas". 

Por cierto ¿tu perro de qué trabaja? ¿qué ha estudiado?¿cuando te descuidas, y coge comida de la mesa, lo castigas a que se pudra en la cárcel?

http://www.animaatjes.nl/plaatjes/garfield/garfield-op-odie-671032/

Falta empatía

Las clases de teatro me enseñan cosas que no he aprendido en el colegio como, por ejemplo, observar la actitud del compañero, mirarle a los ojos, tratar de entender qué piensa y por qué hace lo que hace. Sobre todo, escuchar activamente y reaccionar a ello.

Las personas normalmente no nos molestamos en entendernos los unos a los otros. Si observamos conversaciones polémicas en grupos de personas lo que solemos encontrar son opiniones encontradas en las cuales prima imponerse a entenderse. No nos ponemos en la piel del otro. 

Me parece que, por lo general, sólo somos comprensivos y piadosos con las personas de la familia cercana, y en ocasiones ni eso. El ser humano es un poco mierda desde bien temprano. No sólo porque un niño juega a tirar piedras a una paloma sino porque otro niño que lo observa disfruta cuando ve que se cae en el intento y se hace daño.

Dentro de mil años nos estudiarán y dirán que el argumento económico, por algunos llamado capitalismo, es un falso "dios" que nos dimos para poder mirar al otro lado cuando las cosas se estaban haciendo mal y decir aquello de no soy yo, es "la mano invisible".

Conclusión

Hace unas semanas escuché una cosa (en clase) que me molestó mucho. No es un truco para provocar reacciones decirle algo bonito a alguien desconocido y ver cómo de repente se establece un vinculo (como por ejemplo la chica que te vende el pan saludarla efusivamente o dedicarle un piropo). 

De lo que de verdad se trata es de no pasar sin pena ni gloria por está vida, y en cada cosa que haces, poner de tu parte para que sea algo especial, como comprar el pan. Y de esa manera las otras personas lo aprecian y reaccionan favorablemente. Y se establece el "vinculo" o el "momento". Eso lo he aprendido por observación de personas con las que el vínculo y el momento se producía contínuamente.

En esta entrada el concepto que pido que muera es la indiferencia.

http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Indifference_..jpg

0 comentarios:

Publicar un comentario